Medioambiente y Sostenibilidad

El reglamento de taxonomía de la UE y su aplicación

Hechos, un ejemplo práctico y lista de 7 pasos para alinearse con la taxonomía

13 minutos5/10/2022

Parece que el greenwashing se acerca a su fin. Las empresas y las instituciones financieras están ahora obligadas a priorizar sin ambages la verdadera sostenibilidad. Por lo tanto, la empresa sostenible se ha convertido en mucho más que un concepto ético y normativo que debe materializarse mediante cifras y hechos concretos. Los requisitos de información no financiera han aumentado en ese sentido. Un elemento central en este cambio hacia la sostenibilidad cualitativamente medible es el Reglamento de Taxonomía de la UE. ¿Qué implica para usted y para su empresa? En este artículo, analizamos la información más importante y exploramos los fundamentos de la Taxonomía de la UE. Conozca cómo se le aplica el reglamento y los requisitos que deben cumplir las actividades empresariales para adaptarse a la Taxonomía. Asimismo, encontrará una checklist con pasos concretos que le ayudarán a adaptarse a la Taxonomía, así como un ejemplo práctico que le ayudará a aclarar ciertos puntos. Haga clic en los subapartados siguientes para navegar por el artículo:

Whitepaper taxonomía de la UE y ESG

Taxonomía y ESG

Los criterios ESG (medioambientales, sociales y de gobierno corporativo) y la Taxonomía de la UE forman parte de un esfuerzo por hacer que los requisitos de la organizaciones sostenibles sean lo más claros, sólidos y comprensibles posible y, por tanto, definir criterios de inversión que puedan servir de base para las inversiones sostenibles desde el punto de vista medioambiental. Asegúrese que la estrategia de sostenibilidad de su empresa esté preparada para el futuro. En nuestro whitepaper gratuito, encontrará:

  • Información resumida sobre los criterios ESG
  • Explicaciones promenorizadas sobre el principio de DNSH y la doble materialidad
  • Cifras y KPIs para cada factor de los criterios ESG 
Descargar ahora

La taxonomía de la UE en resumen

El 21 de abril de 2021, la Comisión Europea adoptó el Paquete de Financiación Sostenible, un paquete de medidas ambiciosoy exhaustivo que pretende ayudar a canalizar los flujos de capital hacia actividades sostenibles en toda la Unión Europea. Una parte fundamental de este paquete es la taxonomía de la UE, más conocida como el Reglamento de Taxonomía (Reglamento (UE) 2020/852). Se trata de un conjunto de criterios de evaluación cuyo objetivo es permitir valorar si una actividad empresarial contribuye de forma significativa a la sostenibilidad, concretamente a la mitigación de los efectos y adaptación al cambio climático. Además de contribuir de forma significativa a uno o varios objetivos medioambientales, la actividad empresarial en cuestión no debe perjudicar a ninguno de los demás objetivos medioambientales. Además, la taxonomía de la UE también exige el cumplimiento de unas normas sociales mínimas.

Criterios de sostenibilidad en la taxonomía de la UE

 El Reglamento de la Taxonomía dispone que una determinada actividad empresarial es «medioambientalmente sostenible» si:

Los 6 objetivos medioambientales de la Taxonomía de la UE

  • Mitigación del cambio climático

  • Adaptación al cambio climático

  • Uso sostenible y protección de los recursos hídricos y marinos

  • Transición a una economía circular

  • Prevención y control de la contaminación

  • Protección y restauración de la biodiversidad y los ecosistemas

Criterios técnicos de evaluación y requisitos de comportamiento

El nivel de contribución a los objetivos medioambientales de las organizaciones viene determinado por criterios establecidos en otros actos delegados y con referencia a los demás reglamentos y directrices de la UE. Las empresas deben demostrar que las actividades empresariales se corresponden con los criterios técnicos de selección que determinan los requisitos de comportamiento para determinadas actividades empresariales. Aunque los criterios de comportamiento se refieren a cada uno de los seis objetivos medioambientales, solo se han detallado explícitamente para los dos primeros: mitigación del cambio climático y adaptación. Estos criterios de comportamiento pueden utilizarse para determinar en qué circunstancias y en qué medida una determinada actividad influye positivamente en los objetivos medioambientales sin perjudicar a los demás objetivos.

También se distingue entre actividades empresariales medioambientalmente sostenibles («verdes»), actividades facilitadoras y actividades de transición. Estas actividades, o bien contribuyen de forma directa y notable, o bien son indirectas y tienen un efecto facilitador y apoyan la transición hacia una economía neutra desde el punto de vista climático. Este sería el caso, por ejemplo, si los productos de una empresa ayudasen a reducir las emisiones de GEI en su fase de uso para los clientes finales u otras empresas. Por tanto, las actividades facilitadoras deben tener un impacto positivo a lo largo de su ciclo de vida. Las actividades de transición contribuyen a un sistema económico neutro desde el punto de vista climático en los casos en que no existen alternativas respetuosas con el clima por razones técnicas o económicas. Sin embargo, estas actividades deben conducir a un desempeño ambiental significativamente mejor que las alternativas disponibles, evitar efectos de bloqueo perjudiciales para el medio ambiente y no obstaculizar el desarrollo e implantación de alternativas de bajo impacto

Información útil: El efecto de bloqueo

El efecto de bloqueo consiste en una dependencia que obstruye el progreso de alternativas mejores.

En este contexto, es relevante el bloqueo que propician las actividades intensivas en carbono. Esta dependencia está relacionada con los combustibles fósiles y es de naturaleza industrial y tecnológica. El bloqueo del carbono es un estado persistente en el que las barreras del mercado y políticas dificultan en gran medida la difusión de alternativas de bajas emisiones de carbono a pesar de sus ventajas medioambientales y económicas.

Límites y umbrales

Los requisitos de comportamiento, o bien tienen en cuenta las actividades generalmente sostenibles, o adoptan la forma de límites y umbrales. 

Generalmente sostenible

Límites/umbrales

La fabricación de baterías que permiten reducir las emisiones de GEI en el sector del transporte

La producción de cemento está sujeta a un límite de 0,722 t de CO2e/t de clinker gris  y de < 0,469 t de CO2e/t de cemento fabricado con aglutinantes hidráulicos alternativos o clinker gris.

Acero de alta aleación producido en hornos de arco eléctrico, siempre que se utilice al menos un 70 % de chatarra

La producción de arrabio líquido se considera sostenible por debajo de los límites de emisión de GEI de 1,331 t de CO2e/t de producto, mientras que el límite para el acero de alta aleación fabricado en horno de arco eléctrico es de 0,266 t de CO2e/t. 

La Taxonomía de la UE solo considera que los plásticos son generalmente sostenibles si se han producido en su totalidad mediante el reciclado mecánico de plásticos usados. El reciclaje químico solo se considera en la medida en que no haya ningún método mecánico disponible o si los métodos mecánicos no resultan económicos. Las evaluaciones del ciclo de vida del reciclaje químico deben demostrar que las emisiones de GEI en todo el ciclo de vida son inferiores a las de los plásticos convencionales de origen fósil. Dichas evaluaciones no deben tener en cuenta ningún crédito, como la disociación de los combustibles fósiles, ni los efectos de sustitución. Los plásticos de origen biológico producidos a partir de materiales renovables, es decir, biomasa, biorresiduos industriales y residuos sólidos urbanos, se consideran sostenibles si se puede demostrar que producen menos emisiones de GEI que los métodos de fabricación convencionales de origen fósil. Además, el cultivo de biomasa debe cumplir con los criterios de sostenibilidad establecidos en la Directiva (UE) 2018/2001.

Los límites y umbrales se establecen en los reglamentos en materia de asignación de certificados de emisiones como parte del Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea o corresponden a un punto de referencia de eficiencia energética. En cada caso, se toma como referencia el mejor 10% de las cifras de fabricación europeas. Más concretamente, el punto de referencia se determina mediante las cifras del 10% de las instalaciones más eficientes en 2016 y 2017, según el anexo del Reglamento de Ejecución (UE) 2021/447

7 pasos para aplicar el Reglamento de Taxonomía de la UE

Para cumplir con la Taxonomía de la UE, las empresas deben analizar con detenimiento sus actividades empresariales e identificar en qué medida contribuyen de forma sustancial a los seis objetivos medioambientales. También deben demostrar que determinadas actividades no tienen un impacto negativo en otros objetivos medioambientales y que se respetan unas normas sociales mínimas.

Resulta importante establecer y adaptar los procesos de recopilación de datos, control y presentación de informes para facilitar la posterior comunicación de los KPIs financieros y no financieros. Por lo tanto, las empresas deben involucrar a los departamentos pertinentes y a otras partes interesadas en una fase temprana. Utilice los siguientes pasos para de la Taxonomía:

1. Prepararse para elaborar informes de sostenibilidad

Como primer paso, es aconsejable prepararse antes de que entren en vigor los requisitos legales. Esto implica clarificar los objetivos de su empresa y alcanzar un acuerdo sobre el nivel de ambición. ¿Desea lograr la adaptación rápidamente, centrarse en la innovación estratégica en materia de sostenibilidad o aplicar una gestión de la sostenibilidad a largo plazo basada en la mejora continua? A la hora de tomar decisiones en la fase de preparación, resulta importante tener en cuenta las perspectivas que reflejan el contexto de su sector, así como las aportaciones de las distintas partes de su empresa (por ejemplo,  los departamentos de sostenibilidad, control, finanzas, cumplimiento, ventas y producción, etc.).

2. Realizar un estudio preliminar

Idealmente, debería investigar en una fase temprana qué datos datos necesita y cuáles son las lagunas de información y reflejarlas en un estudio preliminar. Hasta que se publique la versión final de la Directiva CSRD (Directiva de Informes de Sostenibilidad Corporativa), sería también recomendable adquirir experiencia con las normas aplicables hasta la fecha.

3. Identificar las actividades empresariales alineadas con la Taxonomía

La Brújula de taxonomía de la UE (EU Taxonomy Compass) es una hoja de cálculo de Excel que contiene información básica sobre las actividades empresariales «verdes». Permite a las empresas comprobar si realizan alguna de las actividades enumeradas o si contribuyen directamente a la reducción de las emisiones de GEI de otras empresas. También permite a las empresas identificar las actividades de transición para las que no existen actualmente alternativas respetuosas con el clima. Los indicadores financieros deben registrarse para tales actividades.

4. Identificar contribuciones sustanciales en relación con la Taxonomía

Los criterios técnicos de selección y los umbrales permiten examinar la adecuación a los requisitos mínimos de la Taxonomía. Hasta ahora, se han publicado los requisitos para dos objetivos: la mitigación del cambio climático y la adaptación al mismo. Otros actos delegados establecerán criterios para los demás objetivos medioambientales.

5. Hacer una evaluación DNSH (no causar una perjuicio significativo)

Mediante un conjunto de preguntas de control, esta evaluación consiste en comprobar que no se prevé que las actividades seleccionadas tengan un impacto negativo sustancial en los objetivos medioambientales.

7. Calcular KPIs financieros

En este paso, la tarea consiste en analizar la proporción del Volumen de Negocio, el CapEx y el OpEx de las actividades empresariales que los pasos anteriores han demostrado que se ajustan a la Taxonomía. Este último paso también incluye la recopilación de documentos y datos de apoyo, por ejemplo, huellas de carbono y análisis del ciclo de vida.

KPIs de la taxonomía: volumen de negocio, CapEx y OpEx

Ejemplo de evaluación de la adaptación a la Taxonomía (basado en Weidner 2020)

Ejemplo de situación de una empresa

Un productor de cemento con cinco plantas en Alemania debe demostrar a un inversor su adecuación a la Taxonomía de la UE y exponer en qué medida las actividades de la empresa contribuyen a la sostenibilidad. La producción de cemento es muy intensiva en carbono debido a las emisiones de CO2 directas (es decir, relacionadas con el proceso) en la producción de clinker y los procesos de alta temperatura. Las emisiones de CO2 relacionadas con el proceso de calcinación representan alrededor del 65 % de las emisiones totales. En la actualidad, no es posible evitar estas emisiones. 

Evaluación de la adaptación a la taxonomía

Las cinco plantas de la empresa del ejemplo producen exclusivamente cemento, y cada una de ellas aporta el 20 % de la facturación total de la empresa. Solo dos plantas pueden cumplir el umbral de la Taxonomía de la UE produciendo cemento con una media de emisiones inferior a 0,722 t de CO2e/t. Por lo tanto, solo las actividades empresariales de estas dos plantas podrían designarse como ambientalmente sostenibles de conformidad con el Reglamento de la Taxonomía de la UE. Obsérvese la frase: «podrían designarse». Antes de que la empresa pueda declarar que estos centros se ajustan a los requisitos de la Taxonomía de la UE, debe demostrar que estas actividades se ajustan al principio DNSH y que no tienen un impacto negativo en ninguno de los otros cinco objetivos medioambientales. En primer lugar, la empresa puede demostrar que todos sus centros cumplen todos los requisitos mínimos establecidos en las Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales. Sin embargo, una de las dos plantas de cemento se encuentra en una zona que ha sufrido repetidos cortes de agua en los últimos veranos. Por lo tanto, las operaciones de producción de cemento tienen un impacto negativo en el objetivo medioambiental de uso sostenible de los recursos hídricos.

Resumen

Dado que solo dos plantas cumplen el umbral, y una de ellas tiene un impacto negativo en un objetivo medioambiental, la empresa solo puede indicar que el 20 % de su volumen de negocio se ajusta a la Taxonomía de la UE.

Siguientes pasos para la empresa del ejemplo

Como solo dos de las cinco plantas de la empresa cumplen el umbral establecido en los criterios técnicos de selección (0,722 t de CO2e/t), la empresa debe invertir en medidas de eficiencia energética, mejoras de los procesos y tecnologías de emisiones negativas.

energía eficiente para la normativa de taxonomía de la UE ISO 50001

ISO 50001 para la eficiencia energética

Basar su sistema de gestión de la energía en la ISO 50001, le permitirá introducir mejoras continuas y específicas en su rendimiento energético. Este whitepaper muestra cómo aplicar los requisitos de la norma en la práctica y cómo integrarlos en los procesos existentes. Ofrece:

  • Una visión general de todos los requisitos de la norma 
  • Consejos sobre desgravaciones fiscales y reembolsos por recargo 
  • Listas de verificación para la certificación 
Descárguelo ya

En la situación actual, el uso de tecnologías de captura y almacenamiento de carbono (CAC) y, posiblemente, de captura y utilización de carbono (CUC) parece ineludible si se quiere que el sector del cemento sea neutro desde el punto de vista climático. La electrificación y el cambio de combustible son posibles formas de reducir las emisiones indirectas generadas en el suministro del calor de proceso. La empresa del ejemplo invertirá 25 millones de euros para aplicar las medidas iniciales en los próximos años, contribuyendo así al objetivo medioambiental de mitigación del cambio climático. En un proyecto de menor envergadura, con un presupuesto de 2,5 millones de euros, la empresa invertirá en sistemas de drenaje en una de sus plantas, lo que contribuirá a la protección contra las inundaciones y, por tanto, apoyará el objetivo medioambiental de adaptación al cambio climático. La empresa pretende conseguir un capital externo de 27,5 millones de euros para financiar estas medidas. Las inversiones en estas medidas pueden describirse en total cumplimiento de la Taxonomía de la UE.

Perspectivas

Las empresas deben informarse sobre el alcance del Reglamento de la Taxonomía y desarrollar estrategias de aplicación. Debido a los objetivos de la Taxonomía de canalizar los flujos de caja hacia oportunidades de negocio sostenibles, la presión por la optimización del comportamiento sostenibible y por la elaboración transparente de reportes no hace sino aumentar. Solo a través de una gestión estratégica de la sostenibilidad y siguiendo los 7 pasos para aplicar el Reglamento sobre la Taxonomía de la UE podrá asegurarse el acceso al mercado de capitales a largo plazo.

Sin embargo, el cambio hacia la sostenibilidad que impregna la sociedad en su conjunto es un argumento de peso a favor de la presentación voluntaria de informes de Taxonomía. Su empresa se beneficiará de una mayor demanda en el mercado de capitales, así como de unas condiciones de financiación más favorables con respecto a los fondos públicos y a los programas de inversión. La gestión de la sostenibilidad dentro del contenido de la Taxonomía de la UE es un proceso de mejora continua en el que las inversiones normalmente pueden calificarse de totalmente adaptadas a la Taxonomía. Debería considerar el Reglamento de la Taxonomía de la UE como una oportunidad para impulsar el progreso económico y para que su empresa haga una verdadera contribución a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Otros temas que podrían resultarle de interés

Medioambiente y Sostenibilidad

ESG: alinee su estrategia corporativa con el futuro

Datos y conjuntos de KPIs para la mejora de la gestión de la sostenibilidad. Utilice los criterios ESG como base para acceder de forma competitiva y a largo plazo a los mercados financieros. 

Descargue el whitepaper
Medioambiente y Sostenibilidad

Informes de sostenibilidad: más allá del medioambiente

¿Qué son la sostenibilidad y los criterios ESG? ¿Por qué es necesario el informe de sostenibilidad corporativa y cómo elaborarlo? ¡Descúbralo en este webinar

Vea la grabación del webinar
Medioambiente y Sostenibilidad

Huella de carbono al pulsar un botón: cálculo de KPIs global, digital y eficiente

Calcular la huella de carbono de todas las divisiones del Grupo Dussmann, con operaciones en 21 países, suponía un verdadero reto en la elaboración de informes no financieros. La solución de software Quentic lo hizo …

Lea la historia de éxito

X