Seguridad y salud en el trabajo

Safety-II y el confuso debate sobre lo correcto y lo incorrecto

¿Una cuestión de definiciones? De Safety-I a Safety-II

8 minutos

por Timo Kronlöf

Todos los años, mis compañeros y yo solicitamos a algunos de los expertos en salud y seguridad laboral más innovadores que respondan a cinco preguntas sobre avances actuales en su ámbito. Luego, publicamos los resultados en nuestro Safety Management Trend Report anual. Naturalmente, siempre sucede que algunos de los expertos no pueden responder a nuestras preguntas por falta de tiempo o por otros motivos, pero nunca pensé que alguien podría negarse alegando que:

«Las cinco preguntas hacen referencia a la «gestión de la seguridad», pero [la encuesta] no se molesta en aclarar qué significa la gestión de la seguridad. Se da por hecho, y no es descabellado, que este término hace referencia al concepto común de seguridad como una situación en la que apenas falla nada. Partiendo de esta base, no cabe duda de que el objetivo de la gestión de la seguridad es trabajar para alcanzar este fin, preferiblemente logrando una situación ideal en la que no se produzca ningún accidente/incidente, pérdida, etc. Esta interpretación corresponde a un enfoque de Safety-I».

Esta fue la respuesta de Erik Hollnagel, un prestigioso catedrático que se ha labrado una reputación como experto en los ámbitos de la ingeniería de la resiliencia, de la seguridad de los sistemas y de los sistemas inteligentes ser humano-máquina. Ha publicado varios libros y obras sobre salud y seguridad laboral; yo cité varios de ellos en mi tesis, por lo que ya conocía la distinción que hace Hollnagel entre Safety-I y Safety-II. De lo que no era consciente era de la magnitud de este cambio de paradigma.

Safety II: un breve resumen

El concepto Safety-II se puede definir como una versión positivista de la salud y la seguridad laboral, que considera la seguridad como la capacidad de gestionar y sobrellevar situaciones de estrés y de mucha presión —habituales en el complejo mundo laboral actual—, de forma satisfactoria. Una estrategia de salud y seguridad laboral basada en este concepto no se centra en imponer normas y reglamentos, sino en reconocer y fomentar la capacidad humana de trabajar de forma segura y productiva sin una adhesión inquebrantable al reglamento, generando de este modo una resiliencia duradera.

Análisis de las causas desde la perspectiva de Safety-II

La siguiente comparación demuestra que en Safety-II no se distingue entre las causas de accidentes y las situaciones seguras. Ambas se producen por los mismos motivos:

Los accidentes se producen porque las personas...

Todo va bien porque las personas...

encuentran la forma de resolver los fallos y los obstáculos en el diseño.

encuentran la forma de resolver los fallos y los obstáculos en el diseño.

ajustan su comportamiento a las demandas y las condiciones.

ajustan su comportamiento a las demandas y las condiciones.

interpretan y aplican procedimientos adecuados a la situación.

interpretan y aplican procedimientos adecuados a la situación.

pueden intervenir cuando parece que algo va a ir mal.

pueden intervenir cuando parece que algo va a ir mal.

En qué se centra el enfoque Safety-II: qué va bien y por qué

Por cada 10.000 incidentes, 9.999 se resolverán de forma satisfactoria. Analizar estos incidentes nos puede ayudar a entender cuándo y cómo funciona la seguridad y cuándo y cómo se aplica de manera adecuada. ¿Por qué deberíamos centrarnos solo en la excepción, en el único incidente en el que no se garantizó la seguridad? Sería igual que pretender entender los factores que ayudan a que un matrimonio funcione analizando únicamente los divorcios.

Más detalles: Safety-II y otros conceptos

Puede informarse con más detalle sobre el concepto de Safety-II en nuestro whitepaper «Nuevas perspectivas en la gestión de la seguridad actual». La publicación trata el tema más profundamente y explica otros tres conceptos simlares a Safety-II: la seguridad basada en el comportamiento, la seguridad psicológica y Safety Differently.

Un acalorado debate

Poco después de la respuesta negativa de Hollnagel, el tema volvió a captar mi atención a raíz de una publicación en LinkedIn de Dominic Cooper que causó revuelo en la comunidad de EHS. Cooper criticó con dureza el enfoque Safety-II y otro concepto similar llamado «Safety Differently». Tanto el título de su artículo («How different is Safety Differently?»), como el intenso intercambio de opiniones en la sección de comentarios, se propagaron con rapidez.

"Sus defensores sostienen que el concepto de Safety Differently (SD) es radicalmente distinto al de Safety-I, puesto que no solo se centra en los resultados de seguridad positivos, sino que intenta cambiar de forma explícita la eficacia de las empresas en su totalidad centrándose en lo que hacen bien y tomándolo como base. Esto puede ser genial desde un punto de vista teórico, pero en la práctica, si una empresa ejecuta el 99,99 % de sus actividades correctamente, significa que aún hay mucho margen de error". (Dominic Cooper)

En el seno de un debate posterior a esta publicación, Ron Gantt, un ferviente defensor del movimiento Safety Differently, cuestionó a Cooper. Aunque escucharlos me resultó fascinante, no pude evitar preguntarme si este debate nos permitiría avanzar como grupo profesional en la prevención de accidentes y daños para la salud. Para mí, el conflicto entre Gantt y Cooper representa las divisiones existentes en la comunidad de EHS cuando se debate este nuevo paradigma de Safety-II.

El problema del enfoque de Safety-II

En primer lugar, a muchos responsables de EHS y seguridad les resulta difícil aceptar o asumir el razonamiento que se defiende en Safety-II. A menudo porque, en un análisis inicial, puede parecer que Hollnagel da a entender que todos los aspectos de la salud y la seguridad laboral tradicional son erróneos. Lo que no solo está relacionado con los métodos y los medios empleados históricamente, sino con la filosofía en general. En última instancia, Hollnagel defiende que deberíamos dejar de identificar las causas de los accidentes y rechaza la idea de determinar y rectificar causas utilizando el principio TOP (es decir, analizando los fallos técnicos, organizativos y personales). En su lugar, él considera que los responsables de EHS deberían generar confianza entre la dirección y el personal. En vez de imponer lo que debería hacerse y elaborar instrucciones paso a paso, Hollnagel sostiene que los responsables de EHS deberían empezar a escuchar con atención a sus empleados, hacerles preguntas y apreciar el valor de un «comportamiento adaptable» en lugar de basarse solo en reglamentos y normas. Sin embargo, ¿no se ha enseñado durante años a esos mismos responsables que los errores humanos eran una de las causas más comunes de los accidentes laborales?

Aun así, el propio Hollnagel defiende fervientemente que se elimine el análisis de las causas como práctica en el ámbito de la salud y la seguridad laboral:

“Me encantaría que desapareciesen los análisis de las causas, pero no soy muy optimista. La sencillez del método y el razonamiento en el que se apoya son demasiado atractivos como para desecharlos mediante argumentos firmes contra su valor práctico”

Erik Hollnagel, Safety Management Trend Report 2017

En mi opinión, es poco probable que un responsable de EHS que ha llevado a cabo análisis de causas durante décadas con resultados satisfactorios, cuyas estadísticas de EHS mejoran continuamente y que va en camino de lograr sus objetivos anuales (por ejemplo, una tasa de accidentes de 20-30), quiera adoptar un «nuevo enfoque». ¿Por qué debería confiar en la capacidad humana de comportarse de forma segura sin el apoyo de normas y reglamentos?

Safety-II en la práctica

En un inicio, yo también tenía unas cuantas razones para ceñirme al enfoque tradicional. Durante los años en los que trabajé en una compañía de seguros, por ejemplo, los KPIs históricos negativos extraídos de los registros de accidentes de los últimos cinco años nos permitían hacer muchas previsiones concretas. Por esta razón, yo también me mostré escéptico en un principio ante el enfoque de Safety-II. Sin embargo, cuando tuve claro que el objetivo de Safety-II no era sustituir a Safety-I, me pareció mucho más interesante. El enfoque de Safety-II no se ha concebido para reemplazar al de Safety-I, sino que los dos se complementan en muchos aspectos, y por este motivo les llamaron deliberadamente I y II, y no 1 y 2, dotándolos así de un matiz de progresión y no de sustitución.

"Safety-II no pretende sustituir a Safety-I. De hecho, Safety-II no es una nueva disciplina ni una nueva práctica, sino una nueva perspectiva sobre lo que ocurre y cómo ocurre. Esta nueva perspectiva ofrece otra forma de ver los sucesos, y sobre cómo analizar e interpretar los resultados." (Hollnagel, 2012) 

  • Si se examina detenidamente, queda claro que los enfoques de Safety-II y los tradicionales son complementarios en muchos aspectos. | © iStock: Tassii

En vista del intenso debate generado en torno a Safety-II y del correo electrónico del señor Hollnagel, llegué a la conclusión de que la disputa sobre si son correctos los enfoques tradicionales o los modernos es poco productiva; sería mejor que encontrásemos una forma de combinar los mejores elementos de lo antiguo y lo nuevo.En el futuro, el éxito, ya sea en el ámbito de la salud y la seguridad laboral o en cualquier otro, no se conseguirá a través de la microgestión, la burocracia y las sanciones.

No obstante, a pesar de mi creciente entusiasmo por Safety-II, todavía había algo que no me quedaba claro. Si uno de cada 10.000 incidentes deriva en un problema mayor, ¿cómo pueden los sistemas de salud y seguridad laboral proporcionar los recursos necesarios para investigar los 9.999 restantes y aprender de ellos, cuando los incidentes negativos ya cnsumen todo el tiempo de trabajo?

Me quedé con esta duda y la planteé en una conversación con mi equipo. Nos preguntamos si sería posible desarrollar un software que permitiese aplicar Safety-II en la práctica. Hasta ese momento, Quentic había sido una solución de software EHS que, durante 13 años, se había especializado en la observación de todos los aspectos de la salud y la seguridad laboral tradicionales (es decir, Safety-I). Sin embargo, en ese momento decidimos adaptar una parte fundamental de nuestro software. Al hacerlo, pudimos conservar y optimizar el marco subyacente; afortunadamente, Safety-II es «solo» un complemento de Safety-I. El resultado es un nuevo módulo, Incidentes y Observaciones, que permite a las empresas establecer y definir KPIs específicos con los que evaluar la salud y la seguridad laboral. Se trata de un complemento útil y valioso de los KPIs tradicionales (como el índice de frecuencia de accidentes, los días sin accidentes, las puntuaciones de las auditorías, etc.) y podría incluir observaciones sobre el comportamiento adaptativo y los aspectos que funcionan. Los usuarios pueden comparar y establecer relaciones entre los distintos tipos de KPIs para Safety-I y Safety-II. Además, contamos con la capacidad integrada de llevar a cabo investigaciones preventivas antes de que sucedan los accidentes. Esto es solo el principio, y soy muy consciente de que el mayor beneficio que ofrece el software EHS sigue siendo estructurar los procesos de Safety-I de la forma más eficaz posible. Esto significa facilitar los principales procesos tradicionales de EHS, por ejemplo, mediante la automatización de la gestión de incidentes o de la simplificación de las actualizaciones de los registros legales y de las fichas de datos de seguridad.

Cambio de paradigma: Safety-II como complemento de Safety-I

Después de mantener innumerables conversaciones con especialistas, prevencionistas y responsables de EHS sobre Safety-II y otros enfoques, he llegado a la conclusión de que Safety-II es un modelo más atractivo para las empresas que ya están obteniendo buenos resultados en relación con la seguridad y la salud laboral, por ejemplo, mediante el uso de KPIs tradicionales. Es habitual que los KPIs tradicionales relacionados con la seguridad, como el índice de frecuencia de accidentes (por millón de horas), se estanquen en menos de cinco durante un tiempo. Llegar a este nivel requiere un esfuerzo y una inversión enormes y suele lograrse mediante enfoques tradicionales.  

“(...) los avances en materia de seguridad se han estancado en muchos sectores.Parece que hacer más de lo mismo solo nos va a reportar más de lo mismo, no algo diferente. Adoptar la tendencia creciente de aplicar el enfoque de "Safety Differently" ayudará a las empresas a romper con esta asíntota al percibir a su personal como un recurso que debe aprovecharse, al dejar de obsesionarse con lograr el menor número de sucesos negativos y al ver de nuevo la seguridad como una responsabilidad ética para las personas, en lugar de como una responsabilidad burocrática.”  (Sidney Dekker, Safety Management Trend Report 2017)

Como comentario al margen: Erik Hollnagel autorizó expresamente que se publicase ese fragmento de su correo electrónico. Le agradó mucho la idea de comentar su concepto de Safety-II y el correspondiente debate a través de un artículo. Lo que implica para Hollnagel que la comunidad de la salud y seguridad laboral analice algo que él considera fundamental: una opinión adicional, una segunda perspectiva. Gracias.

PDF vista previa safety 2, seguridad basada en el comportamiento

Nuevas perspectivas para la gestión de la seguridad actual

¿Qué ocurre cuando los métodos tradicionales y probados ya no sirven para reducir una tasa de accidentes?  Cada vez más expertos reconocen que los conceptos de seguridad laboral tradicionales son demasiado limitados y que los métodos convencionales no son capaces de garantizar un entorno seguro para los empleados a largo plazo. Los nuevos enfoques muestran cómo implicar a los empleados y lograr una cultura de seguridad proactiva:

  • Seguridad basada en el comportamiento (SBC)  

  • Seguridad psicológica  

  • Safety-II  

  • Safety Differently  

¡Descárguelo ya!

Otras opiniones y puntos de vista sobre Safety-II

¡Únase al debate! Aquí tiene algunos artículos que hemos recopilado sobre el tema:

Otros temas que podrían resultarle de interés

Digitalización, Seguridad y salud en el trabajo

Anita Tisch y el trabajo flexible

El teletrabajo puede suponer un gran reto para la SST. ¿Cómo establecemos directrices y nos aseguramos de que la digitalización no desgasta a la plantilla? Lea ya la entrevista con la Dra. Anita Tisch para el Safety …

Lea el artículo
Gestión de crisis, Seguridad y salud en el trabajo

Salud mental y la crisis del coronavirus

¿Qué factores psicológicos causan estrés a los empleados en tiempos de crisis? Descubra cómo reconocerlos, prevenirlos y afrontarlos. Aprenda a usar una comunicación transparente para superar los miedos y preocupaciones …

Lea el artículo
Seguridad y salud en el trabajo, Digitalización

Quentic Instrucciones online

¡Forme a sus empleados de manera flexible, estén donde estén! Descubra cómo usar Quentic para presentar unidades de aprendizaje y formar a los empleados, visitantes o contratistas, online y de manera eficaz.

Vea el vídeo

X