Seguridad y salud en el trabajo

Formación en prevención de riesgos laborales: de la planificación al seguimiento

Cómo asegurar, de forma sencilla, un derecho amparado por la ley

19 Minutos

El artículo 19 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales recoge el derecho de los trabajadores a recibir “una formación teórica y práctica, suficiente y adecuada, en materia preventiva” de la cual son responsables las empresas para las que trabajan. Y no se trata solo de cumplir con la normativa legal. El objetivo es que las formaciones en prevención de riesgos laborales minimicen los accidentes. Si las formaciones están bien planificadas, si se orientan a la práctica y se preparan de forma que resulten interesantes, sus efectos positivos son múltiples: los trabajadores que saben cómo proteger su salud cometen menos errores, están más motivados y son más productivos. ¿Le gustaría realizar una formación con éxito? Aquí tiene algunos consejos.

Primeras preguntas al planificar la formación en prevención de riesgos laborales

En el marco de la formación, usted, como formador, es el indicado para establecer el programa y el modo en que se va a ejecutar.

Deberá tener en cuenta los siguientes puntos:
  • ¿Quién ha de realizar las formaciones en prevención de riesgos laborales?

  • ¿En qué ocasiones se han de realizar formaciones de prevención de riesgos laborales?

  • ¿A quiénes deben ir dirigidas?

  • ¿Qué temas deben tratarse?

  • ¿Con qué frecuencia deberían realizarse las formaciones periódicas?

Motivos para realizar la formación en prevención de riesgos laborales

Las formaciones pueden o deben ser planificadas y realizadas por los siguientes motivos:

Formación inicial 

Debe formarse a cualquier nuevo trabajador antes de que inicie su actividad en relación con los riesgos que conlleva su puesto de trabajo. Asimismo, los nuevos trabajadores deben ser informados sobre el comportamiento ante accidentes y emergencias.

Formación periódica

Regularmente, al menos una vez al año, todos los trabajadores deben recibir una formación relativa a la prevención de riesgos laborales y de la salud. Estas formaciones deberían incluir el siguiente contenido:

  • Nuevas leyes y normas 

  • Comportamiento en caso de accidentes o emergencias 

  • Temas de actualidad orientados a la práctica 

Formaciones por causas especiales

Pueden motivarlas los cambios en el área de trabajo (cambio de puesto, nuevos equipos, nueva tecnología). Pero también pueden realizarse a causa de accidentes laborales o a raíz de situaciones de riesgo (los cuasi accidentes).

  • Prevención de riesgos laborales integral: Mediante las formaciones se asegura de que los trabajadores conocen los posibles riesgos y aplican las correspondientes medidas de protección. ©iStock.com/skynesher

Planificación y preparación de una formación en prevención de riesgos laborales

Para la planificación debería tener en cuenta:

1. Fechas de las formaciones en prevención de riesgos laborales:

Condición base: Se deberán intentar programar las fechas de las formaciones de forma que todos los trabajadores que esté previsto que participen puedan asistir a la misma. Se deberán tener en cuenta los periodos festivos, los periodos de mayor carga de producción, etc. También la hora del día juega un papel considerable en el éxito de la formación.

2. Temas de las formaciones individuales

Escoja, además de los temas estándar (por ej. novedades en las leyes y normas, así como el comportamiento en caso de accidente o emergencia), un tema tan actual y orientado a la práctica como sea posible. Así incrementará su sentido y relevancia.

3. Análisis de la competencia

Muy en relación con el tema de la formación está la cuestión de las competencias. Los siguientes puntos le ayudarán a decidir quién deberá apoyar en la formación o realizarla:

  • ¿Conocemos bien los contenidos y la documentación correspondiente?

  • ¿Qué preguntas podrían realizar los participantes? ¿Podemos darles respuesta?

  • ¿Qué áreas relacionadas son relevantes para el tema? ¿Poseemos datos sobre ellas?

  • ¿Deberíamos considerar invitar a un experto sobre el tema?

4. Duración de la formación 

Asegúrese de que las formaciones sean tan breves como sea posible. La mayor parte de las veces, varias formaciones cortas son bastante más efectivas que una sesión larga que abarca un amplio espectro de temas y que puede abrumar a los participantes. La capacidad de retención y la concentración de los trabajadores disminuyen con el tiempo, de forma que apenas pueden seguir asimilando los contenidos de la formación.

5. Participantes

Una cosa es segura: al establecer el grupo de participantes debe preguntarse para quién es relevante el tema de la formación. También es importante:

  • ¿Qué conocimientos previos puedo esperar que tengan los participantes? ¿Qué recursos puedo utilizar para transmitir los contenidos?

  • ¿El grupo de participantes, desde un punto de vista laboral o sociocultural, es más bien homogéneo o heterogéneo? ¿Debemos asumir posibles dificultades de comprensión debidas a su heterogeneidad?

  • ¿Pueden surgir problemas lingüísticos?

6. Lugar de la formación 

El clásico lugar de la formación suele ser la sala de reuniones. Sin embargo, se puede contemplar también el puesto o área de trabajo correspondiente. En ese caso, deberá comprobar si hay espacio suficiente y quizás también si está lo suficientemente iluminado y ofrece el silencio necesario para los participantes. El ruido de las máquinas, por ejemplo, puede provocar que no se le entienda.

7. Métodos didácticos 

El tema y el grupo de participantes influyen sobre el método didáctico elegido para la formación. Usted puede transmitir los contenidos de diferentes formas. 

Presentación clásica

Transmisión de nueva información en forma de presentación. Se recomienda una duración máxima de 15 minutos.

Interacción didáctica

La interacción didáctica está marcada por la interacción con los participantes, así como por la realización de diferentes preguntas. Este método es especialmente apropiado para formaciones periódicas. Puede comprobar de forma efectiva la aplicación de lo aprendido. La desventaja de este tipo de formación es su duración, más larga normalmente que la presentación.

Trabajo individual 

El tema se prepara en forma de caso práctico para los participantes y a continuación se trabaja sobre él. Gracias a la autonomía el éxito es especialmente alto. A continuación, los resultados se ponen en común. No obstante, el tiempo requerido es mayor que en el caso de la interacción didáctica.

Trabajo en grupo

Este método es similar al del trabajo individual, solo que en este caso el tema se divide en varias partes y se trabaja en grupo. Según el número de discusiones que haya en los grupos, esta forma de trabajo puede consumir bastante más tiempo que el trabajo individual.

Práctica

Ciertas habilidades pueden ser ejercitadas de forma práctica en el marco de la formación, por ejemplo la colocación de los equipos de protección individual (EPIs). El esfuerzo y la duración dependen del contenido de la formación concreta.

8. Control de la efectividad

Por último, programe un control de la efectividad de la formación realizada. Realice un test, un cuestionario o un ejercicio práctico.

  • Como formador, puede utilizar un amplio espectro de métodos para transmitir el tema de forma adaptada al grupo. ©iStock.com/skynesher

Realización de una formación de prevención de riesgos laborales

Aunque pueda parecer una obviedad, el día de la formación preséntese en el lugar puntualmente, antes de la hora programada. Compruebe los equipos en los espacios, para evitar retrasos e interrupciones. Como formador, usted es responsable de que la sesión discurra sin problemas. En cuanto se den todas las condiciones esenciales (que todos los participantes estén presentes, y posean la documentación y los materiales, que haya tiempo suficiente y que la iluminación y el volumen sean apropiados, etc.) podrá empezar la formación.

Crear una atmósfera agradable de trabajo

Cree desde el principio una atmósfera agradable de trabajo. Un lenguaje claro, ilustrativo, adaptado a los participantes -enriquecido con muchos ejemplos – ayuda a transmitir conceptos abstractos. Esté pendiente de su „hilo conductor“: el diálogo con los participantes es importante, pero puede hacer que se desvíe del tema. Involucre al grupo, pero a la vez mantenga el control y dirija la atención de nuevo al tema original de la formación.

Con orientación práctica para el éxito


"Dime algo y lo olvidaré, enseñame algo y lo recordaré, hazme participe de algo y lo aprenderé."
- Confucio - 

La orientación práctica y la interacción son especialmente importantes para el éxito de una formación. Las discusiones, el trabajo en grupo y los ejercicios en común evitan que la sesión acabe pareciendose a una clase magistral de colegio y hacen que la disposición al aprendizaje y la capacidad de retención de los participantes aumente. Además, involucrar a expertos internos y externos puede mejorar sus formaciones, ya que confiere a los contenidos un valor adicional. Usted puede invitar en calidad de expertos, por ejemplo, a:

  • Responsables de la seguridad

  • Técnicos de prevención de riesgos laborales

  • Médicos de la empresa

  • Supervisores/inspectores de una asociación profesional

  • Bomberos

Feedback de los participantes 

Recoja el feedback de los participantes. Este debería realizarse por escrito y, si es posible, al hilo de preguntas abiertas como las siguientes:

  • ¿Qué aspectos positivos destaca de la formación de prevención de riesgos laborales?

  • ¿Qué le ha gustado especialmente?

  • ¿Qué temas desearía tratar en la siguiente formación en prevención de riesgos laborales? ¿Qué aspectos considera mejorables?

Control de la efectividad

Como ya se ha descrito arriba, es importante realizar un control de la efectividad. Este puede ser un pequeño test, un juego de preguntas y respuestas o un cuestionario u observación posterior. Registre el resultado por escrito.

¿Qué debo registrar por escrito?

Redacte un acta clásica en la que aparezcan los contenidos que han sido transmitidos en la formación, quién ha realizado la misma y quién ha participado. Se animará al formador y a los participantes a que ratifiquen dichos puntos con sus firmas y se anexará el control de la efectividad al acta.

  • Fecha, lugar y duración de la formación, tema, competencias, grupo de participantes, método didáctico y control de la efectividad: ¿Ha pensado en todo durante la planificación? ©iStock.com/Ralf_Geithe

Seguimiento de la formación en prevención de riesgos laborales

Poco tiempo después de cada formación, usted debería efectuar una valoración del control de la efectividad mediante la cual pueda identificar los puntos débiles. Si constatara una baja efectividad de la formación sobre el comportamiento los participantes, sería aconsejable repetirla en un corto periodo de tiempo, tras revisar el método utilizado.

Consejos para las diferentes clases de feedback 

Durante las formaciones periódicas puede ser necesario señalar las consecuencias en caso de que se sigan incumpliendo las normas de seguridad. También son importantes las conversaciones individuales y los debates breves sobre seguridad. Sin embargo, debería preguntarse también si estos métodos son suficientes en el largo plazo. Para establecer una cultura de seguridad apropiada, los directivos también deben reforzar positivamente a los trabajadores y reforzalos para que actúen como líderes en seguridad.

Una cosa es segura: Los resultados del control de la efectividad son fundamentales para la planificación de otras formaciones de prevención de riesgos laborales, y es necesario considerar el feedback de los participantes en las futuras planificaciones. Los deseos de los empleados pueden ser especialmente útiles para la selección de futuros temas ya que, al incorporarlos, la predisposición a cooperar será mayor y se logrará un mayor aprendizaje.

Medidas complementarias

De forma complementaria a las formaciones sobre prevención de riesgos laborales amparadas por la ley se aconseja, por las razones mencionadas, implementar otras medidas. Estas pueden ser:

Charlas de expertos 

Las ponencias de expertos sobre diversos temas son especialmente enriquecedoras. Los temas pueden ser, por ejemplo: el efecto y el uso de EPIs, temas de medicina laboral, comportamiento en caso de incidentes, etc.

Ejercicios/prácticas

Además de ejercicios típicos como los de protección contra incendios y evacuación, se puede ofrecer a los trabajadores dedicados a la distribución, por ejemplo, un curso de conducción segura.

Debates breves sobre seguridad

Con cierta frecuencia, se deberían llevar a cabo debates breves sobre seguridad con los trabajadores. En la mayoría de las compañías estos se realizan en un grupo más bien pequeño que trabaja en un área similar y duran un máximo de 10 a 20 minutos.

E-Learning 

Para la preparación o ampliación de formaciones sobre prevención de riesgos laborales son apropiados los módulos de e-learning, a los que los emplados podrán acceder de forma individual o en grupo. No obstante, usted debería estar a su disposición para las preguntas que puedan surgir durante su desarrollo.

Software para instrucciones online

Mediante el uso de un software para formaciones online puede aumentar la eficiencia en su gestión de las formaciones. Desarrolle unidades de aprendizaje multimedia a las que se pueda acceder de forma cómoda desde cualquier ordenador – con independencia de la hora y del lugar. De este modo, podrá proporcionar toda clase de información a los usuarios por vía digital y en forma de atractivas presentaciones online. Una de sus grandes ventajas: se suprime la molestia de tener que acordar una fecha, ya que los trabajadores podrán integrar, de forma individual, la formación continua como parte de su rutina diaria. También es posible, mediante un software, organizar las formaciones para las visitas y proveedores. Finalmente, podrá consultar rápidamente quién ha recibido qué cualificación – y tenerlo en cuenta para planificar próximas fechas de formación, gracias al registro automático de los resultados.

Conclusión

Las formaciones sobre prevención de riesgos laborales no tienen por qué ser grises y aburridas. Planifique de forma correcta para proteger a los empleados de posibles daños. Utilice diferentes métodos dependiendo del grupo de participantes y del tema de la formación correspondiente. Procure organizar una clase presencial interesante y/o una atractiva presentación online. Ocúpese de las diferentes necesidades de los participantes. Compruebe que los contenidos han sido comprendidos y registre las formaciones. De esta forma aumentará la seguridad jurídica a la vez que invierte en la seguridad a largo plazo de su empresa.

Otros temas que podrían resultarle de interés

Digitalización, Seguridad y salud en el trabajo

Anita Tisch y el trabajo flexible

El teletrabajo puede suponer un gran reto para la SST. ¿Cómo establecemos directrices y nos aseguramos de que la digitalización no desgasta a la plantilla? Lea ya la entrevista con la Dra. Anita Tisch para el Safety …

Lea el artículo
Gestión de crisis, Seguridad y salud en el trabajo

Salud mental y la crisis del coronavirus

¿Qué factores psicológicos causan estrés a los empleados en tiempos de crisis? Descubra cómo reconocerlos, prevenirlos y afrontarlos. Aprenda a usar una comunicación transparente para superar los miedos y preocupaciones …

Lea el artículo
Seguridad y salud en el trabajo, Digitalización

Quentic Instrucciones online

¡Forme a sus empleados de manera flexible, estén donde estén! Descubra cómo usar Quentic para presentar unidades de aprendizaje y formar a los empleados, visitantes o contratistas, online y de manera eficaz.

Vea el vídeo

X